Insólito: así fue la fiesta clandestina en el convento de los bolsos de José López

En la causa solo hubo un imputado quien fue sancionado con pagar una multa de más de 20 mil pesos.
viernes, 27 de agosto de 2021 · 20:47

El convento de las Monjas Orantes y Penitentes de Nuestra Señora de Fátima, famoso por ser el lugar donde el exfuncionario gubernamental , José López, escondió bolsos con 9 millones de dólares hace cinco años, volvió a ser noticia pero por un acto ilegal distinto, una fiesta clandestina.

El festejo, en el ya mítico cenobio ubicado en el partido bonaerense de General Rodríguez, que desobedece las disposiciones emitidas por el Gobierno por la pandemia del coronavirus, sucedió el pasado domingo 2 de mayo a la una de la mañana y fue descubierto a raíz de la denuncia de un vecino.

Tras la llamada de un vecino a la policía de la zona, inspectores de la Secretaría de Control Urbano del municipio ingresaron al convento y se encontraron con una fiesta clandestina de un cumpleaños de 15. Por el incidente, la Jueza de Faltas Número 2, María Cardone, inició una causa por “Incumplimiento de cuarentena”, y uno de los organizadores tuvo una condena administrativa.

En declaraciones al medio Infobae, Antonella, una joven que vive al frente del monasterio señaló que ese día “hubo una fiesta clandestina”, en la cual “no había mucha gente, eran varias familias cercanas”

 

Un sancionado, el misterio del dueño de la casa y qué sucedió con las monjas

El tribunal municipal decretó que Leonardo Estaban Barbeito, organizador del festejo y según el acta judicial, dueño del convento, pague una multa de 20.533 pesos.

El ciudadano, hermano de Sergio Barbeito, candidato a Concejal en General Rodríguez por el Partido Federal, habría quedado en propiedad del monasterio, según mencionaron vecinos de la zona a Infobae.

A pesar de que las religiosas no residen en el convento, uno de los vecinos afirma que Ana, la administradora del lugar, amiga de José López, visita la gran casa cada cierto tiempo.

“Las monjas ya no están acá”, señaló Francisco, vecino de la cuadra. “Los hermanos Barbeito les dieron una casa acá a cinco cuadras que era de uno de ellos como forma de pago y un poco de plata y ellos se quedaron con el convento. Nadie acá sabe cómo fue la venta”, continúa. 

Sobre la titularidad del convento, el intendente de General Rodríguez, Mauro García, señaló a Infobae que el lugar se encuentra tomado, y que “en realidad los Barbeito no son los propietarios, en un momento se metieron ahí, pero no son los dueños”.