Zapala avanzó con el caso judicial que motivó una canción infantil

La jueza de Garantías aplicó tres años de pena para el agresor acusado de abuso.
jueves, 8 de abril de 2021 · 16:36

Este miércoles, la jueza de Garantías de Zapala, Carolina González, aplicó la pena de 3 años de prisión de ejecución condicional al hombre de 79 años acusado por abuso infantil en la localidad neuquina. Se trata del agresor que fue develado gracias a la canción infantil “Hay secretos”, del grupo musical santafesino Canticuénticos.

Con el correr de los días, el caso de Zapala tomó amplia notoriedad pública: la letra de la canción fue el puntapié para que una niña exponga y verbalice lo que le estaba pasando. Los hechos ocurrieron entre 2018 y 2019 y el caso llegó a juicio este año. A raíz de la denuncia, otras niñas y una adolescente se animaron a denunciar al agresor. 

El hombre, recientemente sentenciado, estaba acusado por abuso infantil simple continuado y dos denuncias en grado de tentativa. Recién el pasado 2 de marzo, la Justicia de la localidad neuquina lo declaró penalmente responsable.

Luego de dictar la pena, la magistrada aseguró que deberá pensarse: "dónde se debe enfocar la atención". Más allá de la condena, llegó tarde. Entonces, cuestionó: "¿Qué recursos se implementan desde las escuelas, desde los colegios, para que los niños sean educados desde su más temprana edad para respetar a los otros, sus libertades, sus cuerpos y sus diversidades?".

Asimismo, Carolina González afirmó que la finalidad de la sentencia es que el condenado "aprenda a vivir en una sociedad en la que todos decidimos que queremos vivir: donde el cuerpo del otro se respete, donde la niñez se proteja, donde las niñas y también mujeres no sean tratadas como cosas  de las que se puede disponer sin consecuencias".

 

¿Cómo comenzó esta historia?

Hace un tiempo, un profesor de música compartió la canción infantil “Hay secretos”, del grupo musical santafesino Canticuénticos, en el aula de una escuela de Zapala. La actividad marcó un antes y un después en la vida de una niña y sus hermanas. El mensaje del tema musical interpeló de tal manera a la alumna de siete años e invitó a sus hermanas a escuchar la canción, la melodía y la letra. Ese día, con la canción de fondo, una de las niñas contó que había sido abusada por un vecino del barrio. Luego de ese momento, inició el proceso judicial correspondiente: el caso llegó a juicio y el abusador fue condenado.

Otras Noticias