Pulgar bajo para el Gobierno: el Estado aumentó su déficit fiscal y rompió una barrera en subsidios

Los aportes fueron directamente inyectados en medidas para hacerle frente a la realidad, tras el paso de la pandemia.
domingo, 15 de agosto de 2021 · 12:41

La Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP) afirmó que las estrategias del Gobierno generaron que el Estado Nacional quebrara la tendencia descendente de los subsidios y cerró el primer semestre de 2021 con un alza del 69,2%.

Esto quiere decir que la administración del presidente Alberto Fernández generó un déficit mensual de 283.729 millones de pesos mientras que, en el mismo mes pero del 2020, el déficit fue de 24.654 millones de pesos.

En consecuencia, en comparación al año pasado, el reporte no beneficiaría a las decisiones del Gobierno, ya que la suba interanual en el mes fue del 128,2%. Por ello, el Estado habría gastado más que los ingresos totales percibidos y aumentó el déficit mensual.

Si se analizan los ingresos, el Estado Nacional obtuvo un incremento del 23,1% que alcanzó en números los 3.531.064 pesos. En tanto, los ingresos recaudados por Ingresos Tributarios alcanzaron un 89,2%, es decir, 44,5 puntos porcentuales por encima de la inflación. Finalmente, las Contribuciones a la Seguridad Social sumaron 902.262 millones y crecieron un 43,5%, aunque por debajo de la inflación semestral.

El Gobierno debatió sostener los subsidios para fomentar el consumo.

 

Cuáles fueron los destinos de los subsidios

En el marco de la situación económica que acarreó la crisis de la pandemia por coronavirus, el Gobierno decidió inyectar una gran parte de sus fondos a subsidios especiales para afrontar la realidad.

De esta manera, las asistencias del Estado nacional fueron destinadas a sectores económicos, empresas públicas y fondos fiduciarios.

Los servicios energéticos fueron los que más subsidios recibieron en este contexto.

Asimismo, los mayores aumentos en subsidios estuvieron relacionados a la energía, con una suba del 108,2%, para compensar las tarifas de electricidad, mientras que también se solventó la importación de combustibles y la intervención en planes de gas no convencional y la expansión de redes de gas natural con el objetivo de congelar las tarifas.

Otro de los sectores más subsidiados en este contexto fueron las empresas de transporte, a quienes se les destinó una suma subsidiaria de casi el 70% para solvento y mejoras en la infraestructura.

Finalmente, las empresas públicas no vinculadas al transporte ni a la energía como el Correo Argentino, Radio y Televisión Argentina, Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) y Télam, recibieron apoyos del Estado.