Política

María Eugenia Vidal se manifestó en contra de la dolarización de la economía

La diputada de Juntos por el Cambio se refirió a las elecciones del 2023.
domingo, 12 de junio de 2022 · 08:01

María Eugenia Vidal, diputada nacional de Juntos por el Cambio, se mostró en contra de la dolarización de la economía al indicar que si se lleva a cabo esa medida, “significaría un empobrecimiento tremendo de la población", en el marco de una disertación en la Universidad de Belgrano.

“Lo que no se dice es que el cálculo para dolarizar da 1.400 pesos por cada dólar, ya que hoy no hay reservas para implementarla a un valor más bajo", detalló María Eugenia Vidal. De esta forma, se manifestó la legisladora al ser consultada por el proyecto que propone el político libertario Javier Milei.

María Eugenia Vidal, diputada de Juntos por el Cambio.

En este sentido, María Eugenia Vidal plantea que el debate no quede en lo teórico, sino “sobre lo que es posible implementar y lo que no”.

Por otro lado, la política de Juntos por el Cambio fue consultada sobre el objetivo de la coalición que integra, de cara a las próximas elecciones en 2023, y dijo que el principal es “definir un programa económico serio que logre derrotar la inflación, estabilizar el país y recrear la confianza" en la moneda nacional.

 Javier Milei, legislador de La LIbertad Avanza.

 

Qué dijo sobre la educación en la Argentina

 Acerca de la educación en el país, María Eugenia Vidal detalló que la Argentina debe “resolver lo básico. Hay que seguir ampliando la cobertura desde la sala de 4 años, tener de 180 a 190 días de clases, agregando más horas de lengua y matemática; reforzar la escuela secundaria para lograr que una mayor cantidad de alumnos termine en tiempo, forma y con los conocimientos adecuados, e incluir tres herramientas: inglés, programación y educación financiera”.

Para María Eugenia Vidal otro motivo es la “incertidumbre y falta de confianza en el país”.

Asimismo, respecto al trabajo, expresó que no se genera empleo formal privado por los siguientes motivos: “El primero tiene que ver con el sistema educativo, que está desvinculado del mercado de trabajo. El segundo pasa por la carga impositiva y el miedo a la industria del juicio laboral que sufren las empresas”.